Estamos entrando en la era de la inversión regenerativa

Blog post 11 – manuel troya-featured image
7 Ago, 2023
— admin

No se pueden arreglar sistemas rotos con un sistema financiero roto.

En medio de las múltiples crisis a las que nos enfrentamos actualmente, necesitamos inversiones valientes y con visión de futuro que tengan un impacto profundo y tangible. Lo que necesitamos es inversión regenerativa.

Climate Farmers ha demostrado que es posible un nuevo enfoque: uno que ponga el propósito en el mismo pedestal que el beneficio. Hemos conseguido 2,5 millones de euros de financiación de Kai Viehof, pero no es en absoluto convencional. Se trata de un préstamo subordinado orientado a la misión y alineado con los valores, que da la vuelta a los paradigmas actuales de financiación.

En este artículo, exploraremos el concepto emergente de inversión regenerativa y mostraremos cómo los inversores pueden – y deben – ser una fuerza clave para movilizar el cambio.

POR QUÉ TENEMOS QUE REPENSAR LA INVERSIÓN

Nuestro actual sistema de inversión es degenerativo por diseño.

A pesar de su éxito en la creación de riqueza monetaria, ha fracasado igualmente en la generación — y no menos importante, en la conservación — del capital natural. Los servicios de los ecosistemas de los que dependemos intrínsecamente han sido agotados en nombre del beneficio y la acumulación.

Hemos tratado a la naturaleza como un almacén, vaciando sus estanterías y extrayendo sus materias primas más allá de su biocapacidad regenerativa. Pero tenemos que darnos cuenta de que los humanos formamos parte de la naturaleza, no estamos por encima de ella. Una empresa, una economía o una sociedad sanas no pueden existir en un entorno vital asolado por los males.

«Tenemos la responsabilidad de resolver la contradicción entre la satisfacción humana a corto plazo y la protección a largo plazo de la vida en la Tierra».


— Kai Viehof

Muchos fondos de capital riesgo se centran en maximizar el crecimiento en lugar del impacto. Incluso la mayoría de los llamados «inversores de impacto» siguen este mismo manual. Los impactos sociales o medioambientales positivos, si se producen, tienden a ser más como un subproducto.

Pero, ¿qué sentido tiene maximizar el crecimiento mientras la humanidad y el planeta se desmoronan? Necesitamos inversiones al servicio de toda la sociedad.

Las organizaciones tienen la responsabilidad de cumplir su misión, mientras que los inversores pueden — y deben — desempeñar un papel fundamental en la redefinición de cómo se distribuyen sus fondos.

«Muchos fondos de capital de riesgo toman algo que no es suyo y exprimen su valor. Las grandes ideas que tienen un impacto positivo en la sociedad no se desarrollarán, crecerán ni prosperarán mediante ese tipo de inversión.»


— Kai Viehof

EL PROBLEMA DE LA INVERSIÓN DE IMPACTO

Han pasado 16 años desde que se estableció el término «inversión de impacto». Desde entonces, el sector ha evolucionado significativamente, pero una cosa sigue siendo cierta: la inversión de impacto tiene un problema de impacto.

Los miembros de la comunidad de la inversión de impacto llevan mucho tiempo preguntándose si existe una compensación entre el impacto y los beneficios económicos. Contrariamente a este debate tan polémico, es posible lograr un gran impacto y obtener al mismo tiempo un rendimiento justo. Pero el énfasis está en «justo».

A medida que la definición de riqueza y capital se amplía para incluir más de lo que el dinero puede medir, se hace más visible el valor de priorizar el impacto profundo sobre la maximización del beneficio.

«Si aprendemos a entender la riqueza de forma holística y no sólo en términos monetarios, comprenderemos que regenerando la salud y la riqueza de nuestras comunidades y ecosistemas estamos creando riqueza para todos».

 

— Daniel Christian Wahl

EL PARADIGMA EMERGENTE DE LA INVERSIÓN REGENERATIVA

La inversión regenerativa está emergiendo como una herramienta clave para resolver problemas sistémicos. El concepto nació en 2015, cuando John Fullerton expuso los principios de la economía regenerativa. Los beneficios se consideran un medio, no un fin, mientras que la circulación sustituye a la acumulación.

«La transición a una economía regenerativa consiste en ver el mundo de otra manera: un cambio hacia una visión ecológica del mundo en que la naturaleza es el modelo. El proceso regenerativo que define los sistemas prósperos y vivos debe definir el propio sistema económico.»


— John Fullerton & Hunter Lovins (2013)

La inversión regenerativa proporciona financiación adaptada para maximizar el impacto de las empresas sociales, los proyectos dirigidos por la comunidad y las iniciativas medioambientales restauradoras.

Según este modelo, la riqueza se redefine en función de múltiples tipos de capital, en lugar de ser estrictamente financiera. Equilibra la balanza del control económico, revisa las normas crediticias excluyentes y despliega el capital de forma más imparcial eliminando las condiciones de reembolso y los requisitos de garantía que son degenerativos por diseño.

A través de los principios centrados en la vida de los sistemas regenerativos, surge un nuevo amanecer. Podemos redefinir nuestro papel en esta tierra, dando prioridad a la restauración sobre la extracción, a la colaboración sobre la competencia y al propósito sobre la ganancia.

ESTUDIO DE CASO DE CLIMATE FARMERS

 

La inversión de 2,5 millones de euros de Kai Viehof en Climate Farmers constituye un caso de estudio único para la inversión regenerativa. Su estructura garantiza que Climate Farmers se mantenga centrada en su misión. Y aunque los inversores tienen derecho a un rendimiento justo, la maximización de los beneficios de los accionistas no es el objetivo primordial.

El modelo de propiedad controlada, iniciado por empresas como Ecosia, se ha aplicado a nuestra misión. Al instituir una entidad de control, todas las decisiones importantes tienen que servir tanto a los intereses empresariales como a nuestra misión de promulgar un cambio sistémico en el sector agrícola.

Conocimos a Kai a través de nuestros amigos de ProjectTogether, una organización dinámica sin fines de lucro que reúne personas, políticos y empresas para emprender acciones colectivas.

Como financiador del programa Farm-Food-Climate, fue a través de ProjectTogether que se despertó el interés de Kai en cambiar los sistemas alimentarios. Desde entonces, se ha convertido en parte de un movimiento de financiadores iniciado por la organización que apoya a empresas con un fuerte enfoque en el cambio sistémico.

«La mayoría de los inversores de impacto con los que hablamos – y hablamos con la mayoría – esperan que una empresa de impacto social devuelva beneficios en las mismas condiciones que una empresa puramente comercial. Como fundadores de Climate Farmers, renunciamos a unos beneficios significativos en aras de la misión de nuestra empresa. Necesitamos inversores que se alineen de esta manera. Kai es un ejemplo aún raro de inversor valiente dispuesto a apoyar el cambio sistémico.»


— Ivo Degn, CEO & co-founder of Climate Farmers

La transición a gran escala hacia una agricultura regenerativa no puede financiarse mediante inversiones extractivas. El modelo actual de hipercrecimiento y salida y de inversión de capital riesgo no es compatible con la creación de un futuro sostenible.

Para avanzar en los debates sobre la inversión regenerativa, organizaremos un evento en línea, el «Día de la Inversión de Impacto Regenerativa», el 12 de septiembre de 2023, a las 16.00 horas (CET).. Si eres un inversor interesado en explorar este paradigma emergente, únete a nosotros.

OBSERVACIONES FINALES

Como dijo una vez Neal Spackmann «No somos destructivos por naturaleza, sino por hábito, y nuestro potencial para regenerar refleja nuestro potencial para destruir. Si reconocemos nuestro verdadero papel como especie clave, podemos convertirnos en el vector principal de la recuperación de la Tierra».

Necesitamos salir de este ciclo tóxico de diseño económico extractivo. Afortunadamente, los humanos diseñamos este sistema y está a nuestro alcance rediseñarlo.

La transición hacia una economía regenerativa está a nuestro alcance. Las herramientas, estructuras y procesos están a nuestra disposición, esperando ser aprovechados. Ahora, necesitamos que otros sigan nuestro ejemplo.