Labrar o no labrar: Un debate abierto

Blog post 11 – manuel troya-featured image
12 Sep, 2023
— Arlene Barclay

La práctica de la labranza es controvertida y ha estado en el centro de muchos debates agrícolas.

Uno de los factores que más contribuyen a la erosión del suelo es la sencilla (y ampliamente utilizada) práctica de labrar la tierra. Esta práctica existe desde hace miles de años y es la piedra angular de los sistemas agrícolas modernos.

Pero hay otra forma de cultivar. La agricultura sin labranza es un enfoque que se impuso en los años 70 y que ha ido ganando adeptos poco a poco. A pesar de sus muchas ventajas, no es tan claro como parece.

Para los agricultores que desean restaurar sus tierras, elegir entre la labranza, la siembra directa, los herbicidas y los no herbicidas es una cuerda floja.

En este blog exploraremos las ventajas y desventajas de estas prácticas y si existe una alternativa viable.

COMPRENDER LAS PRÁCTICAS ACTUALES

Labranza

El laboreo es la práctica de preparar la tierra para la siembra excavándola, removiéndola o volteándola.

A menudo se realiza con herramientas mecánicas, como un disco o un arado que excava 25-30 cm en el suelo. Esta práctica rompe la compactación del suelo, elimina las malas hierbas y airea la tierra. Este método produce beneficios a corto plazo, pero a menudo tiene consecuencias a largo plazo.

La consecuencia más destacada es el impacto de estas prácticas en la erosión del suelo. El laboreo afecta negativamente a la estructura y los agregados del suelo, dejándolo suelto, expuesto y vulnerable a la erosión. Esto tiene enormes repercusiones en la capacidad del suelo para retener agua y para resistir condiciones climáticas extremas.

Además, la labranza devuelve a la atmósfera el carbono secuestrado en el suelo, daña microorganismos esenciales y consume muchos recursos.

 

Siembra directa convencional

La agricultura sin labranza consiste en no labrar la tierra. Esta práctica utiliza herramientas que limitan la alteración del suelo, como una sembradora directa. Tiene muchas ventajas, pero la más notable es su capacidad para reducir los costes de los insumos.

La labranza convencional exige que los agricultores realicen varias pasadas por el campo, primero labrando la tierra y luego volviendo para plantar las semillas. Practicando la siembra directa, los agricultores pueden ahorrar mucho en mano de obra, combustible y tiempo. Un estudio descubrió que los gastos de combustible mediante la siembra directa se reducían entre un 50% y un 80%.

Tal como están las cosas, muchos sistemas convencionales de labranza cero dependen de los herbicidas para matar los residuos de los cultivos y las malas hierbas. Esto abre otra caja de Pandora en el contexto de los impactos ecológicos negativos.

 

Herbicidas y glifosato

Hay innumerables herbicidas en el mercado. ero el más utilizado con diferencia es el glifosato. La razón es que es rentable y enormemente eficaz en lo que promete hacer.

Pero, por desgracia, su «eficacia» es también su mayor desventaja. Cuando se pulveriza glifosato, penetra en la savia de la planta y se propaga por el sistema radicular. Es un herbicida no selectivo, lo que significa que mata todas las plantas vivas con las que entra en contacto.

¿Cuál es el resultado? Mayor dependencia de insumos sintéticos y cultivos modificados genéticamente, aumento de las malas hierbas resistentes a los herbicidas, disminución de la biodiversidad, efectos perjudiciales para la salud humana y contaminación de los cursos de agua.

El glifosato suele ser neutralizado y degradado por los microbios del suelo al cabo de cierto tiempo. Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que permanece en el suelo.

Existen diferentes clases de herbicidas como alternativa al glifosato, que no tienen efectos tan perjudiciales para el ecosistema en general.

Por ejemplo, los herbicidas selectivos se dirigen a malas hierbas concretas en lugar de a todas las plantas que tocan, mientras que las alternativas no residuales se degradan más rápidamente en lugar de permanecer en el suelo.

Si es necesario utilizar herbicidas, es crucial tomar una decisión informada y aplicar el mejor (y sólo la cantidad necesaria) para tu contexto.

¿CUÁL ES LA ALTERNATIVA?

Puede parecer que los agricultores se encuentran en un callejón sin salida, sea cual sea el camino que sigan. Pero hay alternativas.

Un objetivo clave de la agricultura regenerativa es mejorar los recursos que utilizas en lugar de agotarlos. Da mucha importancia a la salud del suelo, al tiempo que captura CO2 de la atmósfera, aumenta la biodiversidad de las explotaciones y mejora la gestión del agua en el proceso.

Minimizar la alteración del suelo y la aplicación de insumos químicos son técnicas fundamentales asociadas a este estilo de gestión. Pero, ¿cómo se ve esto en la práctica?

Siembra directa ecológica

La agricultura ecológica sin labranza es un enfoque de labranza cero que tampoco utiliza insumos sintéticos. Los agricultores pueden aprovechar los enormes beneficios asociados a la agricultura sin labranza, evitando al mismo tiempo los efectos perjudiciales del uso de herbicidas sintéticos.

Este planteamiento utiliza equipos especializados, como la aplanadora y la sembradora directa, así como prácticas avanzadas, como el cultivo de cobertura multiespecífico.

Un rodillo ondulador es un tambor lleno de agua con cuchillas en la parte delantera. Al pasar por encima del cultivo de cobertura, siega las plantas. El cultivo queda entonces en el suelo para formar una gruesa capa de mantillo que sofoca las malas hierbas. Después de plantar las semillas con una sembradora directa, el cultivo comercial crece a través del mantillo del cultivo de cobertura.

Desde la reducción de la erosión, la reducción de los costes de los insumos, el ahorro de tiempo y el aumento de la salud del ecosistema, hay una larga lista de beneficios asociados a este enfoque. Sin embargo, no está exento de dificultades.

Los agricultores que aplican la siembra directa orgánica dependen del tiempo y de que las cosas salgan según lo previsto. Si la lluvia llega demasiado pronto o demasiado tarde, cultivar en el momento adecuado será todo un reto. Y cuando se trata de cultivos de cobertura, el momento oportuno lo es todo.

Rick Clark, un agricultor de América, ha conseguido resultados increíbles con la siembra directa orgánica. Subraya que es difícil y aconseja a los agricultores que hagan la transición de forma sostenible.

El ahorro anual de Rick Clark en su granja de 3.000 hectáreas

Gasóleo

Nitrógeno

Fosfato

Potasa

Cal

Productos agroquímicos

Semillas

£50,936

£489,414

£270,189

£280,705

£101,927

£390,722

£84,939

Fuente: Farmers Weekly: El sistema ecológico de labranza cero ahorra a un agricultor estadounidense 1,6 millones de libras en costes anuales’

Laboreo mínimo/en franjas

El uso de maquinaria sedienta de combustible puede reducirse significativamente mediante el laboreo mínimo y el laboreo en franjas.
El laboreo mínimo consiste en labrar el suelo 15 cm o menos antes de sembrar. Al limitar el número de pasadas de cultivo, se reduce la alteración del suelo al tiempo que se controlan las malas hierbas.

En cuanto a la labranza en franjas, en lugar de arar todo el campo, los agricultores labran estratégicamente parcelas más pequeñas donde se siembran las semillas.

Ambos enfoques ofrecen un término medio para los agricultores que quieren evitar los daños causados por la labranza profunda y la aplicación de herbicidas sintéticos o iniciar la transición a un sistema sin perturbaciones del suelo.

Comprender tu contexto

No existe una única forma de cultivar. Al fin y al cabo, los agricultores deben aplicar el mejor enfoque para su contexto.

Los beneficios de la transición a un sistema que priorice la salud del suelo y la abundancia ecológica no tienen parangón. Pero estas cosas no ocurren de la noche a la mañana. No es realista suponer que los agricultores pueden dejar de arar o aplicar herbicidas y el proceso se habrá completado.

Es imprescindible un plan de transición bien pensado para minimizar los riesgos. A través de nuestro Programa Carbon+, puedes acceder al apoyo necesario para hacerlo posible.

La conclusión

No estamos aquí para ser prescriptivos. Sabemos que evitar el laboreo y los herbicidas puede ser un reto. Pero comprender realmente por qué utilizas estas herramientas, las consecuencias de aplicarlas y si existe una alternativa mejor marcará la diferencia para la salud de tu explotación.

Hemos visto las consecuencias de prohibir repentinamente los insumos sintéticos. Las estrategias mal concebidas y mal ejecutadas que no apoyan la transición de los agricultores no son el camino a seguir.

Nuestro Programa Carbon+ asegura tu transición. Proporciona el apoyo financiero, social y educativo necesario mientras te embarcas en el viaje de restaurar tu tierra.

¿Quieres ayuda para implantar la agricultura regenerativa?